A simple vista los guarros con sus enormes pollas parece que van a partir en dos a esta tetona pero al final es la guarra la que se monta a estos negros hasta dejarlos bien secos con suc chocho pelado lleno de ganas de jugar.