Alquilo los servicios de una prostitua calentorra y de coño húmedo.

Una increible rubiaza que no gana para bollos y se echa a puta. En su primer encargo, hace visita a domicilio a dos tios que no tardan en enseñarle los secretos de su trabajo.